Educación emocional infantil

 

 

Tratar el autismo con Robots sociales

El autismo es un transtorno que dificulta, a las personas que lo padecen, el relacionarse con el mundo que les rodea (personas, acontecimientos...). Sus sentidos están afectados y no cuentan con la flexibilidad mental suficiente para su edad, hecho que provoca que su desarrollo sea distinto al del resto.

Actualmente se está trabajando con Robots Sociales en las terapias del síndrome autista u otros transtornos con beneficiosos resultados. La principal razón de ello recae en que, al contrario que las personas, los robots son entes predecibles, además de poseer facciones más reconocibles e imitables, lo que permite a las personas con autismo verlos como algo inofensivo.

Hay que tener en cuenta las características del Robot para no entorpecer la terapia. El terapeuta debe tener un control total sobre el Robot, y debe tener las características adecuadas para la terapia. Si estos requisitos se cumplen, las posibilidades que ofrecen estos muñecos son enormes, pudiendo utilizarlos en las diferentes partes de su síndrome (atención, lenguaje, cognición social...) en vez de utilizar distintos materiales que pueden entorpecer el proceso. 

 

¿Y por qué no se utilizan en todas las terapias?

Por desgracia, el elevado coste de estos Robots y la dificultad de encontrarlos en España (los manuales de instrucciones se encuentran en idiomas extranjeros y no existe persona de contacto "cercana" en caso de duda) frustra la posibilidad de contar con esta herramienta en las terapias. Además, en muchos casos su manejo es extremadamente complejo y no se permite modificar nada de su programación base (software cerrado), la cual cosa limita las posibilidades que ofrecen los Robots Sociales.

Existe mucha variedad y encontrar el adecuado para cada terapia puede resultar una tarea casi imposible. No obstante, en Sensory Shop (empresa especializada en la terapia con Robots) ofrecen estas herramientas, con la ventaja de que se pactan previamente las características del Robot para que se adapten lo mejor posible a la terapia en cuestión y a las especificaciones del terapeuta. Además, cuentan con software abierto, de manera que pueden ser modificados por el propio terapeuta para variar el programa a la hora de trabajar con el/la paciente.